No puedo negar que ver estas fotos de un mensaje cifrado anterior a la segunda guerra mundial me ha emocionado. Si no han leído el Criptonomicón no entenderán porqué.